Blogia
Revista Convicciones

AeroClub Oberá

Alma, corazón y vida

La capital del centro de la provincia de Misiones reviste una importancia insubestimable por su potencial y estratégica ubicación en la denominada Cuenca del Río de la Plata. Oberá “la que brilla” se opaca con coyunturas aveces previsibles.

De ocho aeródromos existentes en Misiones, tres tienen iguales características: similar tiempo de ejecución de obra, poca diferencia en extensión y ancho de pista, misma capacidad de recepción de aeronaves hasta 20 plazas y propulsión a reacción, más todos los tipos de aviones que no superen la categoría antes mencionada. Los ocho aeródromos son los de Posadas, Apóstoles, Oberá, Cpo Grande, A.del Valle, Jardín América, San Vicente y Eldorado. El de Posadas anexó al Aeropuerto Libertador Gral. San Martín; el de Apóstoles recibe el aporte de empresarios; el de Cpo. Grande esepera el cumplimiento de promesas realizadas por una legisladora nacional para ser operativo; el de Aristóbulo no opera; el de Jardín, no tiene operatividad al igual que el de San Vicente. En Eldorado el respaldo empresarial de Alto Paraná lo mantiene activo. En Oberá, un hombre llamado Edgardo Stevensson es la única razón por la cual no se procede a su cierre; es que Stevensson (piloto habilitado y presidente del Aeroclub desde 1992), es el jefe de aeródromo –Ad honorem- desde 1999 y, quien brinda toda la información necesaria para que Oberá pueda ser parte de un plan de vuelo, toda oportunidad que la pista sea requerida.

El aerotransporte: Un objetivo descuidado

Al concretarse el asfaltado de la ruta a Buenos Aires, nadie imaginaba que la suerte de los aeroclubes estaba empezando a sellarse. El transporte en avión era la vía más rápida para trasladar o trasladarse, comercialmente hablando –claro. El progreso tiene estas cosas y, a veces cobra caro. Los insumos, el mantenimiento de las aeronaves y las verificaciones técinicas para que éstas sigan habilitadas para volar se vuelven complicadas en términos económicos. Otro hecho es la exigencia nacional del chequeo psicofísico de los pilotos que no se realiza en la provincia. El “uno a uno” de la década del 90 quizás haya sido el momento dorado para la actividad. Todo aquel que advertía que la bonanza iba a terminar, era símplemente un agorero. Tendría que haber habido una previsión como para cuidar el objetivo de la aerotransportación: estar contestes a cualquier situación de emergencia o, sencillamente tener cubierto el servicio ante algún pedido turístico –cuando menos sanitario. El progreso no solamente es infraestructura y modernidad, sino también hacer todo lo humanamente posible para estar siempre a la vanguardia.

Aeroclub Oberá: un privilegio que debe mantenerse

Wim Winders, un productor musical inglés dijo: “La vida es en colores, la realidad en blanco y negro”. Esta conclusión pareciera enclavar exactamente en la coyuntura actual de este importante aeródromo, que junto al de Apóstoles y Eldorado son los tres únicos a los que se les ha construido –aunque más no fuera, la pista asfaltada, 1800 mts., que hoy conflictúan más que lo que significa una solución siempre latente.

A poco más de 60 años de la firma del acta constitutiva del Aeroclub Oberá (26/06/46), nadie tampoco habría imaginado que el progreso significado en un aeródromo asfaltado iría a generar semejante problemática. El progreso es una mochila y, en ocasiones –se entiende- es difícil de llevarla...pero de ahí a plantearlo como una imposibilidad...es un poco descabellado. Sería como negar los principios mismos de la política.

Oberá tiene el privilegio de poseer una pista aérea tan provechosa como el de detentar una asociación de bomberos voluntarios y otras organizaciones civiles, que bien pueden hacer pensar que se está institucionalmente preparado ante una eventual contingencia. Se hace necesario mantener este privilegio, principalmente porque es más tangible que cualquier proyecto de educación superior no tradicional en el medio.

Manutención reclamada

La Fuerza Aérea Argentina, Comando de Regiones Aéreas, Región Aérea NEA, el pasado 11 de abril inspeccionó las instalaciones del aeródromo y puso reparo en el riesgo de la seguridad operacional de las aeronaves que decolen o aterricen. Este llamado de atención escapa a las posibilidades de solución a la que puedan arribar Edgardo Stevensson y un pequeño grupo de personas que conforman la C.D. Aeroclub Oberá. Más no se les puede pedir; pero sí al Estado comunal, que debería cargar ésta mochila de progreso. Falta un cerco perimetral que no permita el tránsito de personas y maquinaria agrícola; calle asfaltada no más ancha que una camioneta desde la pista hasta el hangar donde se guardan los aviones. Ya se ha roto un tren de aterrizaje debido a la irregularidad de esa calle de rodaje.

Si bien es cierto que ya se ha balizado como corresponde, esto sigue faltando. Pero los hurtos no son suficientemente justificables como para que no se articule una salida al problema, tampoco el costo del material –habida cuenta de los gastos superfluos en que aveces incurren los administradores públicos. Falta personal de mantenimiento para la limpieza de la pista, y personal de vigilancia. Pero el hecho de que la mayor parte de la superficie total del aeródromo es privada, no es suficientemente justificable como para que desde el Estado comunal no se atienda la traumática situación. Con ese criterio, el Estado provincial no hubiera llevado adelante la obra, ni su gestión. Con ese criterio no se impulsaría el Turismo, una actividad fundamentalmente privada. Con ese criterio un traslado sanitario para salvar una vida, se aplicaría únicamente a propietarios de un avión y socios del club. Con ese criterio, los desocupados son los únicos responsables de su falta de trabajo y, los desnutridos, los únicos culpables de no comer bien todos los días.

En una ciudad privilegiada por su ubicación geográfica en el contexto provincial, en el plano nacional e internacional, tan equidistante de Ezeiza como de San Pablo y posta obligada de la ruta MERCOSUR Brasil-Argentina, empezar a repensar dónde estamos y hacia dónde vamos, sólo habla de que hablan y hablan, y hablan... No será hora de que el “ejecutivo” haga a lugar a los pedidos y proyectos de la minoría parlamentaria en el HCD?

Hasta la próxima. Salud y buenos negocios para todos

Walter Darío Bravo.
Periodista
Fundacion Zona Centro

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

Hugo Orlndo Alcaraz -

Que lastima,pensar que por dicho aeroclub ha pasado gente que han dejada la vida por el como me padre. Ing.Mecanico Aeronatico Hugo Alcaraz
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres